Blog de tortajandro

Mi blog definitivo. ¿Lo definitivo existe?

Publicaré piezas de microteatro, críticas de cine, y noticias que me resulten interesantes. Espero que podamos establecer un diálogo a través de esta página.

Bases para participar en un nuevo festival de teatro.

Escrito por tortajandro 04-12-2014 en lo que sería una columna. Comentarios (0)

Llega a mi bandeja de correo no deseado. Primera advertencia.

Decido desayunar primero.

Voy a cagar y no puedo.

Me miro al espejo y me ha salido un eccema en toda la cara. Segunda y tercera advertencia.

Pero da igual,  soy imbécil.

Leo el correo. 

Pagan un caché ridículo, bien, desplazamientos, bien,  todo,  parece que todo bien. Como antes. Como cuando las cosas funcionaban. Como nunca para mí.

Bueno, miro las bases y veo el siguiente requisito: Queremos que nos expliques brevemente, máximo 400 palabras, los motivos por los que quieres participar en nuestro festival.

Pienso, pienso, vuelvo a pensar.

Finalmente; evidentemente, hago la puta carta. Pero como no digo lo que pienso sobre su requisito no me cogen. Por eso, y puede que porque la obra les parece una mierda. Eso también.

Bueno, ahí va mi carta. La que debí mandar, no la otra.  Que era una auténtica mierda. Aunque sincera. Una sincera mierda.

Querido Festival X:

No, mejor.

Estimado Festival X:

Sí, estimado mejor. 

Me gustaría saber quién ha sido el pijohijodelagranputa, todo esto junto, para ganar palabras, al que se le ha ocurrido esta mierda de requisito. Más que nada para ir a su oficina de enchufadodemierda, también junto, y partirle la boca.

¿Cómo está el tema?

Vamos a ver.

Tengo una idea, pienso durante meses, escribo, reescribo, pulo, doy brillo, toco el texto más que mi polla, que ya es decir. Cuando está listo, me reúno hasta que encuentro unos actores que confían en el proyecto. Les digo que evidentemente no puedo pagar ensayos. Pongo un dinero que no tengo para levantar el proyecto. Y lo dirijo. Todo sin cobrar que para eso me gusta lo que hago. Encuentro una sala que me programa un puto fin de semana. Y todavía doy gracias.  Estreno, PASTA, hago un vídeo, para que acabe en el cubo de la basura  de un despacho que, seguramente, da la calle más cool de la ciudad, PASTA, hago un dossier, PASTA, lo imprimo todo, ¿en el siglo XXI seguimos imprimiendo? Y lo mando todo a tu festival de mierda, PASTA.  Pero  TÚ pijohijodelagranputa todavía no lo consideras  suficiente y creas un nuevo requisito para humillarme un poco más. Tengo que escribirte una carta en la te chupo el ojete diciéndote que me encanta tu festival de mierda, festival que ni siquiera conozco porque lo creaste el año pasado y morirá al año siguiente, pero eso sí, he de hacerlo en un máximo de 400 palabras no sea que tú cerebro de pijohijodelagranputa se colapse de tanto leer.

Pues ahí tienes mis motivaciones. Son las siguientes:

Espero que la persona que te ha enchufado sea destituida fulminantemente y que a ti te trasladen a un cubo sin ventanas donde, literalmente, no quepa tu cazadora de marca. Que te pongan a reciclar la cantidad de motivaciones que les hiciste enviar a putos desgraciados como yo, y luego que, para compensar, vayas a plantar árboles al pueblo más desolado de España hasta que se borre la marca tus putas gafas Ray Ban, y que además lo hagas por un sueldo de becario eternamente.

Esas son mis motivaciones.

Todo explicado en menos de 400 palabras.

P.D: Mira el vídeo y el dossier que para eso lo mando. Y si puede ser por mail que es gratis, ya, sería la polla.

Eternamente agradecido.

Alejandro 


Jardín

Escrito por tortajandro 03-12-2014 en microteatro. Comentarios (0)

(Madre entra en una habitación dando un portazo, es evidente que ha venido corriendo. Directora sale de su ensoñación.)

Directora: Hola.

Silencio.

Directora: ¿Quiere agua?

Madre: Soy la madre de/

Directora: ¡Ah! Es usted./

Madre: ¿Agua?/

Directora: Pase./

Madre: Sí.

Directora: La estaba esperando.  

Bebe. Para. 

Directora: Beba, sin miedo. No le hemos puesto nada.

Madre: ¿Eh?

Directora: Al agua. Beba.

Silencio.

Directora: Me temo que está un poco fría. Yo no puedo, me hace daño. Por eso lleva un rato en la mesa.

Se la termina de un trago.

Directora: ¡Qué joven es!

Madre: Bueno, depende de con quien me compares. Comparada contigo, sí.

Directora: Con usted.

Silencio.

Madre: He venido… ¿Qué ha hecho?

Directora: ¿Eh?

Madre: La niña, ¿qué ha hecho?

Silencio.

Directora: ¿Le gusta el cine?

Madre:

Directora: ¿Cuál es su director favorito?

Madre: No tengo uno concreto.

Directora: No tiene un director concreto.

Madre: ¿Que anota? Es una especie de test.

Directora: ¿Una película?

Madre: ¿Una película?

Directora: Sí, dígame una película que le guste.

Madre: ¿Guste?

Directora: Que le entusiasme.

Madre: Entusiasmo es una palabra fuerte.

Directora: Dígame una película y con ese dato obtendremos un director.

Piensa.

Madre: No sé.

Directora: Oiga, ponga un poco de su parte. Sólo es una película.

Silencio.

Madre: Al entrar he visto que en la zona ajardina han crecido flores.

Directora: Sí.

Madre: ¿Y eso? ¿Han cambiado de jardinero?

Directora: Sí. No, simplemente han crecido.

Madre: ¿Después de 5 años? 

Directora:

Madre: Llevo 5 años trayendo a mi hija a este colegio y las flores nunca han estado como ahora. Ni siquiera parecidas. Las flores se morían. Y el mismo día que florecen me llama para hablar de mi hija.

Directora: No entiendo.

Madre: Ustedes nunca ven nada.

Directora: ¿Perdón?

Madre: Ni aunque lo tengan enfrente.  

Silencio.

Madre: Sólo especulan.

Directora: Bueno/  

Madre: ¿Es parte del plan?

Directora:

Madre: Me han sentado aquí, delante de la ventana, para que vea ese patio. Para que vea las flores y no pueda soportarlo, ¿es eso?

Directora:

Madre: Para que mire esas flores y recuerde que todos dejaremos de existir. Y en ese todo, se creen con el derecho de incluir a mi hija. ¿No es así?

Silencio.

Madre: ¿Es la primera vez que nos vemos?

Directora:…

Silencio.

Directora: Su hija es una niña especial.

Madre: Sí.

Directora: Es distinta.

Madre: Sí.

Directora: Distinta a usted y a mí.

Madre: Sí.

Directora: Su hija sabe mirar. Sabe ver.

Silencio.

Directora: No le pasará nada.

Madre: ¿No?

Directora: Nada.

Madre: ¿Puedo confiar en usted?

Directora: Hoy no le pasará nada.

Madre: ¿Qué quiere decir?

Directora: Bueno… Su hija no es como las otras. ¿Sabe el motivo?

Madre:

Directora: Lo sabe.

Silencio.

Directora: Su hija/

Madre: Peter Jackson/

Directora: ¿Peter Jackson? ¿El del señor de los anillos?

Madre: Ha hecho más películas.

Directora: ¡Peter Jackson!

Madre: Una con Kate Winslet. Una que/

Directora: ¡Peter Jackson!

Madre: Deme a mi hija.

Directora: No.

Madre: Tráigame a mi hija inmediatamente.

Directora: No.

Madre: ¡Gritaré!

Directora:

Madre: No me iré de aquí sin ella.

Directora: No puede hacer nada.

Silencio.

Madre: Les quemaré el jardín.

Directora: Su hija es el futuro. Era el futuro. Pero hoy/

Madre: ¿Hoy?

Directora: Hoy ha escrito esto.

Madre: ¿Lo ha leído?

Directora: Sí.

Madre: Era personal.

Directora:

Madre: No tenía ningún derecho.

Silencio.

Madre: Le dije que la gente no lo entendería. Que usted no lo entendería. Que sonaría extraño. 

Directora: No es extraño. Es inaceptable.

Madre: Devuélvame a mi hija.

Directora: Su hija no va a moverse de aquí. La están examinando.

Madre: ¿Quién?

Directora: No estoy autorizada a nada decir más. Al menos, por ahora.

Madre: Han sido ustedes.

Directora: ¿Qué?

Madre: Ahora lo entiendo. Ustedes le han metido esas ideas en la cabeza. La han hecho cambiar. Ella antes no era así.

Directora: ¿De verdad quiere hablar de pureza?

Madre: Mire esas flores. Ese jardín. Hay flores de todo tipo. Flores que no se ven en ningún otro jardín. Pero que sea bello no significa que sea puro. Y ustedes lo saben. Ella lo era.

Directora llora.

Madre: Usted lo sabe.

Directora: Sí.

Madre: Devuélvame a mi hija.

Directora: No.

Madre: Deme a mi hija.

Directora: ¡No!

Madre: ¡Ahora!

Directora: Su hija es la niña de la llevan hablando todo el día.

Madre: ¡No!

Directora: ¡Sí!

Madre: ¡No, he visto la foto! Esa no es ella. Se parece pero no es ella.

Directora: Tiene que creerme. Ha cambiado.

Madre: ¡No!

Directora: Mire el jardín.

Madre:

Directora: Observe las flores. Una a una. Detenidamente.

Madre:

Directora: Mírelas y dese cuenta.

Madre:

Directora: Esas flores han empezado a marchitarse.

Silencio.

Madre: Criaturas celestiales. 

Oscuro.